Animales de Compañia

Diabetes en perros: cómo interpretar correctamente la curva de tolerancia a la glucosa

14 julio 2022

La curva de tolerancia a la glucosa en perros con diabetes permite que el médico veterinario tenga información sobre la evolución clínica del paciente

La curva de tolerancia a la glucosa es una de las principales herramientas utilizadas para monitorear la diabetes mellitus en perros, puesto que permite que los veterinarios identifiquen cuándo se dio el inicio de la actuación de la insulina, el período de duración en el organismo y el nadir de la glucosa. Con base en los resultados, es posible obtener un parámetro sobre la evolución del cuadro clínico del perro y realizar posibles ajustes en la dosis de insulina administrada, por ejemplo. Sin embargo, la interpretación de la curva de glucosa debe realizarse con cautela, puesto que hay factores que pueden afectar el resultado. Para entender mejor este asunto, hablamos con el médico veterinario Marcio Antonio Barboza. ¡Vea a continuación!

Al analizar la curva de tolerancia a la glucosa, el veterinario debe tener en cuenta algunas señales clínicas asociadas

Marcio Barboza afirma que al analizar la curva de tolerancia a la glucosa en los perros, independientemente de si ese es el primer o el más reciente resultado, se deben hacer dos preguntas básicas: “En primer lugar, ¿la insulina logró bajar la glucemia? Y, en segundo lugar, ¿por cuánto tiempo se controló la glucemia? Al responder estas preguntas, se pueden hacer cambios adecuados en la dosificación de la insulina”.

Sin embargo, el veterinario hace la siguiente aclaración con respecto al procedimiento: “Es importante resaltar que las curvas de glucosa no son perfectas y siempre se deben interpretar teniendo en cuenta las señales clínicas. Varían de un día a otro y pueden verse afectadas por el desvío de la rutina normal del paciente”. Por esto, Marcio recomienda que al momento de realizar el examen, el esquema de alimentación del animal y el tratamiento de la diabetes deben permanecer de la manera más disciplinada posible.

Para obtener una evaluación más precisa del cuadro clínico de la diabetes en perros, también es importante observar el valor del nadir en el examen que mide la curva de tolerancia a la glucosa. Marcio indica que el nadir ideal es una glucemia de 80-150 mg/dL y el índice más alto debe ser cercano a 200 mg/dL. “Es decir, en un perro con diabetes controlada, se espera que su glucemia esté el máximo de tiempo posible entre 80 a 200 mg/dL”, concluye el especialista.

CANINSULIN

¿Cuándo se debe realizar el examen de la curva de tolerancia a la glucosa en un perro con diabetes?

De acuerdo con el médico veterinario, hay algunas situaciones en las que la curva de tolerancia a la glucosa debe realizarse en perros con diabetes. Estas son:

–   Tras la primera dosis de un nuevo tipo de insulina, a fin de observar si habrá picos de hipoglucemia;

–   Entre 7 a 14 días tras una alteración en la dosis de insulina para analizar cómo está respondiendo el perro al nuevo régimen terapéutico;

–   Mínimo, cada tres meses, incluso en pacientes bien controlados. De esta forma, es posible identificar una condición de hipoglucemia antes de que genere señales clínicas, permitiendo el que médico reduzca la dosis de insulina con anticipación;

–   Si los síntomas de la diabetes en perros son reincidentes;

–   Cuando haya sospecha de hipoglucemia.

Aunque el examen de curva de glucosa sea una excelente herramienta para monitorear la evolución del tratamiento de la diabetes canina, hay otros criterios ante los cuales los médicos deben estar alerta. Esto se debe a que, como explica Marcio Barboza, uno de los objetivos de la práctica terapéutica es reducir los síntomas y administrar enfermedades concomitantes que pueden comprometer la glucosa normal del perro.

“En este sentido, observar la ingestión de agua, el volumen urinario, el apetito y el peso del animal es fundamental para el control del perro diabético. A estos parámetros clínicos se suman los exámenes complementarios, como las curvas de tolerancia a la glucosa, mediciones de glucosa en la orina, proteínas glicadas y otros que sean necesarios para el diagnóstico de enfermedades concomitantes que exijan tratamientos complementarios al de la Diabetes Mellitus”, aclara el especialista.

En resumen, podemos concluir que, para interpretar la curva de tolerancia a la glucosa correctamente, los veterinarios deben cerciorarse de que la insulina fue eficaz para controlar los niveles de glucosa en la sangre en un tiempo adecuado. Y que, además, se debe realizar el monitoreo de las señales clínicas características de la enfermedad. También es importante que los médicos informen a los tutores acerca de que la rutina del animal puede afectar el resultado del examen, por lo cual es imprescindible que la alimentación y el tratamiento con insulina estén adecuados a sus necesidades. Finalmente, los profesionales deben tener muy presentes los cuidados relacionados al tratamiento, lo cual incluye las directrices sobre cómo aplicar la insulina en perros con diabetes.

* Marcio Antonio Barboza (CRMV-SP: 12.624) es graduado en Medicina Veterinaria de la Universidade de São Paulo y ocupa el cargo de Gerente Técnico Pet en MSD Salud Animal.