Porcicultura

Cómo prevenir la leptospirosis en cerdos

6 julio 2022

La leptospirosis en cerdos es una enfermedad silenciosa que provoca daños en la explotación, por lo que es imprescindible la adopción de un protocolo preventivo

La leptospirosis es una de las zoonosis de mayor distribución en el planeta y se caracteriza como un problema de salud pública mundial. En la porcicultura supone pérdidas económicas debido a fallas reproductivas, muchas veces caracterizadas por infecciones subclínicas o asintomáticas. La Resolución N° 50 de 2013 del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento (MAPA, por su sigla en portugués) regula la notificación mensual de cualquier caso confirmado de la enfermedad. Además, las granjas de reproducción consideradas libres deben realizar un control serológico obligatorio cada seis meses, mientras que las granjas controladas por el uso de vacuna deben obtener la certificación (MAPA, 2020; MAPA, 2002).

Los signos clínicos de la leptospirosis en cerdos pueden ser silenciosos

La leptospirosis es causada por bacterias del género Leptospira spp.. En cerdos los serovares más prevalentes son L. canicola, L. grippothyphosa, L. hardjo, L. icterohaemorrhagie, L. pomona, L. tarassovi, L. australis y L. bratislava. La enfermedad se caracteriza por dos periodos clínicos, el primero, denominado leptospiremia, se presenta como un cuadro septicémico agudo donde hay proliferación en fluidos orgánicos y órganos parenquimatosos, como riñones, hígado y bazo. El segundo cuadro se llama leptospiruria donde hay presencia de anticuerpos circulando en el cuerpo del animal y en este punto las leptospiras tienden a persistir en lugares donde la actividad de los anticuerpos es mínima, como en los túbulos renales y órganos reproductivos (Figueiredo et al., 2013). En esta etapa de la enfermedad, los animales pueden eliminar el agente causal de la leptospirosis a través de la orina, el semen y el flujo vaginal hasta aproximadamente un año después de la infección.

Las leptospiras penetran activamente a través de la piel intacta, a través de lesiones de continuidad y también a través de las mucosas. Para crecer y multiplicarse, estas bacterias dependen del hierro en su forma libre y, por lo tanto, producen hemolisinas que destruyen los eritrocitos, lo que puede causar anemia y hemoglobinuria. A menudo, el aborto tardío es el único signo clínico de la enfermedad que se observa, ya que los otros, como la postración, la anorexia y la fiebre, pueden no identificarse, ya que rara vez se observan después de dos semanas de la infección. En animales jóvenes, signos clínicos como anorexia e ictericia pueden sugerir una infección por leptospiras, mientras que en animales reproductores la aparición de abortos, distocia, nacimiento de fetos momificados o mortinatos pueden indicar la enfermedad.

Porcicultura

El control de la leptospirosis en cerdos se realiza con vacunación y bioseguridad

Para el control de la enfermedad debemos enfocarnos en el ambiente, manejo e instalaciones donde viven los animales, ya que estos factores pueden brindar condiciones favorables para la propagación y mantenimiento del agente, que sobrevive en circunstancias de alta humedad y temperaturas amenas. Además, siempre se debe realizar un control de roedores, ya que la disponibilidad de refugio y alimento aumenta la prevalencia de estos animales en las granjas, lo que representa un riesgo para el rebaño porcino. A la hora de comprar reproductores de reemplazo, debemos asegurarnos de que las granjas de origen estén libres de leptospirosis. Un estudio mostró que 10 de 12 lechones sanos nacidos de cerdas infectadas experimentalmente con leptospira dieron positivo para la enfermedad, esto demuestra que mantener animales infectados puede asegurar la persistencia de la bacteria en el rebaño porcino (Soto et al., 2006).

También se recomienda como medida de control la adopción de protocolos de vacunación contra Leptospira spp. Por otro lado, las vacunas juegan un papel importante en la protección de la salud animal y pública. La vacunación efectiva y oportuna reduce la prevalencia, incidencia y severidad de la enfermedad, esto permite una producción eficiente y saludable de animales y todos los productos animales.

Por estas razones, siempre debemos enfocarnos en la prevención, evitando el establecimiento de la enfermedad en el rebaño porcino, así como la manifestación de la forma clínica de la leptospirosis. Por lo tanto, el control y profilaxis de la enfermedad debe realizarse con atención y planificación, evitando así pérdidas económicas en la cadena productiva.

Referencias:

Figueiredo, Í. L., Alves, C. J., Silva, L. C. A., Oliveira, R. M., & Azevedo, S. S. (2013). Leptospirose suína: uma importante causa de falhas e perdas reprodutivas. Revista brasileira de reprodução animal, 37(4), 344-353.

MINISTÉRIO DA AGRICULTURA, PECUÁRIA E ABASTECIMENTO (MAPA). Diário Oficial da União, 2002, 8 p.

MINISTÉRIO DA AGRICULTURA, PECUÁRIA E ABASTECIMENTO (MAPA). Diário Oficial da União, 2020, 5 p.

Soto, F. R. M., Azevedo, S. S. D., Morais, Z. M. D., Pinheiro, S. R., Delbem, Á. C. B., Moreno, A. M., … & Vasconcellos, S. A. (2006). Detection of leptospires in clinically healthy piglets born from sows experimentally infected with Leptospira interrogans serovar Canicola. Brazilian Journal of Microbiology, 37, 582-586.