Animales de Compañia

Perros y gatos juntos en casa: 5 consejos para asegurar una convivencia pacífica

29 junio 2021

Es posible criar perros y gatos juntos sin estresar a ambos animales

Aunque la convivencia entre perros y gatos se considera algo difícil o conflictivo, esto no siempre es así en la práctica. Dependiendo de la personalidad de cada animal y de la forma en que sucede el primer contacto, es posible que se lleven bien a largo plazo. ¡Entienda más sobre este tema y vea 5 consejos que los veterinarios pueden recomendar a los cuidadores para garantizar una convivencia pacífica entre perros y gatos!

Poner un perro y un gato juntos no significa que su convivencia será mala, señala estudio

El artículo Behaviour problems of cats reared individually or in coexistence with other animals (cats, dog), publicado en la revista científica Folia Veterinaria, de la Universidad de Medicina Veterinaria en Košice (Eslovaquia), propuso un estudio sobre el comportamiento de los gatos domésticos que conviven con perros. La investigación consideró cuatro grupos: familias con un gato; familias con dos gatos; familias con tres o más gatos; familias con uno o más gatos y un perro.

La metodología consistió básicamente en una observación directa de los animales (para identificar posibles conductas agresivas) y cuestionarios aplicados a las familias. Los resultados mostraron que las dos especies pueden convivir de manera amigable. Adoptar al gato antes que al perro puede contribuir incluso al desarrollo de una relación de amistad más sólida entre las dos especies, especialmente si el contacto entre ambos se produce a una edad temprana (gato de hasta 6 meses y perro de 1 año). Esto se debe a que, según el estudio, la exposición de una especie a otra a una edad temprana facilita enormemente el reconocimiento mutuo del lenguaje corporal de los animales.

De acuerdo con el relato de las familias evaluadas, casi siempre la relación entre el gato y el perro era neutra o positiva. También se observó que una interacción basada en juegos de imitación de caza es bastante común. Solo en el 20% de las familias se observó agresión contra los gatos que fueron llevados al hogar por un corto período de tiempo.

Consejos para asegurar una convivencia pacífica entre perros y gatos

Aunque gatos y perros puedan convivir pacíficamente, es importante entender la personalidad de cada animal y no insistir en la convivencia forzada con otras especies, como afirma la veterinaria Izadora Trindade. Según la especialista, esto puede causar problemas de salud en las mascotas.

“Hay animales que son más tranquilos y otros que son más difíciles (que no se adaptan bien a la convivencia con otras especies). Los gatos, en particular, pueden sufrir muchos problemas debido al estrés. Es común, por ejemplo, que el felino desarrolle cistitis o sufra pérdida de apetito (lo cual podría desencadenar una enfermedad hepática) debido al estrés. Por eso, es importante tener mucha cautela a la hora de introducir la convivencia con un perro o incluso con otro gato, ya que esto provoca un cambio en la rutina del animal”, afirma la especialista.

La especialista también sugirió otros consejos generales que se pueden transmitir a los cuidadores de mascotas:

1. Adiestrar al perro para facilitar la convivencia

Recurrir a técnicas de adiestramiento canino es una gran estrategia para mejorar la interacción diaria entre perros y gatos. Según la veterinaria, esta medida puede marcar una gran diferencia, especialmente en un primer contacto. “Lo que puede hacer para tratar de ayudar en este proceso es adiestrar al perro, para que aprenda a comportarse y respetar más el espacio del gato”, afirma.

2. Dejar a los animales separados al principio

Otra sugerencia muy acertada es tener cuidado al hacer el primer contacto entre los animales y prestar atención al comportamiento de ambos durante este proceso. “Siempre que se introduzca un animal diferente en el territorio de otro, lo ideal es dejarlos separados al principio, en diferentes lugares, pero de manera que puedan olerse entre sí. Posteriormente, después de haber hecho el primer contacto entre ellos, lo mejor es estar siempre cerca para vigilarlos hasta que se acostumbren”, recomienda Izadora.

3. Utilizar feromonas sintéticas para gatos

Usar difusores con esencias específicas para calmar a los animales es otro truco que suele funcionar muy bien. La veterinaria señala que esto puede favorecer la convivencia entre perro y gato. “Existen algunas feromonas sintéticas para gatos (dispositivos para enchufar) que desprenden cierto olor para tranquilizar al felino y, así, ayudar en su proceso de adaptación en casa”, sugiere.

4. Separar la comida de las dos especies

A la hora de alimentar a los animales, es necesario tomar una serie de precauciones para evitar peleas y accidentes. Según la veterinaria, lo más indicado es organizar la dieta del perro y el gato. “Otro consejo importante es separar la comida de las dos especies. Lo ideal es ubicar la comida del gato en un lugar alto, para que los animales no peleen y el perro no se coma la comida del gato, que puede ser perjudicial para su salud”, explica.

5. Dar la misma atención al perro y al gato

A la hora de dividir la atención entre los animales, es muy importante no descuidar a ninguno de los dos en la vida diaria. Según Izadora Trindade, este punto es fundamental para evitar conflictos. “Lo ideal es dividir la atención entre los animales. No le preste más atención a uno que al otro, por ejemplo, puesto que ambas especies perciben esta diferencia. Aunque el gato sea un animal más independiente, este también necesita recibir atención y cariño. Por lo tanto, no subestime este lado del felino y trate de darle la misma atención a ambos. Un buen consejo es ofrecer bocadillos a ambos al mismo tiempo para que entiendan que son amigos y pueden vivir en paz, sin tener celos”, finaliza la veterinaria.

Newsletter Universo de la Salud Animal

Reciba las principales noticias y información sobre el universo veterinario.