Animales de Compañia

Enfermedad por arañazo de gato: cómo evitar la bartonelosis en felinos

24 febrero 2022

La enfermedad por arañazo de gato es transmitida a los humanos por medio de arañazos o mordeduras, después de que el animal haya adquirido la bacteria a través de infestaciones de pulgas

​​La bartonelosis felina es una zoonosis cuyo principal agente etiológico es la bacteria gram negativa y aeróbica Bartonella henselae,  aunque la Bartonella clarridgeiae también puede estar involucrada en la patogénesis, pero en menor proporción. La transmisión a los humanos sucede por medio de arañazos o mordeduras del animal infectado, lo cual explica por qué la infección también se conoce como la enfermedad por arañazo de gato.

Las señales clínicas de la enfermedad en humanos, especialmente en niños, suelen aparecer entre 3 a 10 días tras la lesión, con la manifestación de una pápula eritematosa con costra, en el lugar donde se dio la mordida o el arañazo. Por otro lado, en el organismo animal, la bacteriemia normalmente es asintomática, sin embargo, en algunos casos, se pueden observar síntomas como letargo, fiebre, anorexia, linfadenomegalia, afectaciones oculares y neurológicas.

Como los gatos domésticos son los principales huéspedes de la bacteria, es de fundamental importancia conocer qué medidas se deben tomar para reducir los casos de bartonelosis felina y, en consecuencia, su transmisión a los humanos. Para entender mejor sobre este asunto, hablamos con el médico veterinario Marcio Antonio Barboza, quien explicó cómo el agente infeccioso llega al organismo felino e indicó la manera de prevención más adecuada.

¿Cómo ocurre la transmisión de la bartonelosis felina?

Según Marcio Antonio, “la bartonelosis es transmitida naturalmente entre gatos mediante las pulgas. En el gato infectado, Bartonella habita los glóbulos rojos, los cuales son ingeridos por la pulga y la bacteria sobrevive en el intestino de esta. La bacteria se elimina en las heces de las pulgas contaminadas que se depositan en la piel del gato y terminan debajo de las garras debido a la costumbre de rascarse”.

Como fue mencionado por el médico veterinario, las infecciones por Bartonella se caracterizan principalmente por la invasión de la bacteria a los eritrocitos, los cuales se hospedan en el citoplasma de las células, sin embargo, las bacterias también pueden infectar células endoteliales vasculares.

BRAVECTO

Prevención de la bartonelosis y cuidados para evitar la enfermedad por arañazo de gato en humanos

Debido a que la bartonelosis se transmite por medio de infestaciones de pulgas, principalmente de la especie Ctenocephalides felis, Marcio afirma que la principal forma de prevenir la enfermedad es controlando el vector. “Para esto, mantener a los animales siempre protegidos con ectoparasiticidas, especialmente los de larga duración, evita la infestación del animal y promueven el control ambiental, evitando los riesgos de exposición”, concluye.

Además, el especialista indica otro cuidado veterinario que se debe tener en cuenta para evitar la propagación de la enfermedad: “Considerando que Bartonella spp. se transmitieron por medio de inoculación de sangre de animales infectados, los gatos no deben recibir transfusiones de sangre de otros felinos cuyo estado de Bartonella spp. se desconoce o de gatos con resultados positivos de la serología para Bartonella spp“.

El veterinario también confirmó que cualquier infestación de pulgas puede representar un riesgo de transmisión de la bacteria que causa la bartonelosis y resaltó la importancia de las medidas preventivas: “Cualquier infestación de pulgas puede volverlas infectadas y con capacidad de infectar otros animales. Por esto, es fundamental mantener a los animales siempre protegidos con el uso de ectoparasiticidas”.

Con base en esta información, podemos concluir que el control de dicha zoonosis está directamente relacionado con el tratamiento para parásitos externos en gatos, dado que la pulga es el principal transmisor de este agente etiológico. Además, otras medidas complementarias pueden adoptarse para prevenir casos de esta enfermedad en humanos, como evitar arañazos o mordeduras de los felinos, principalmente de animales cuya historia clínica se desconoce. Si no es posible evitar la lesión, los médicos veterinarios deben orientar a los tutores a lavar inmediatamente las heridas con agua y jabón para evitar la contaminación bacteriana.

* Marcio Antonio Barboza (CRMV-SP: 12.624) es graduado en Medicina Veterinaria de la Universidade de São Paulo (USP) y ocupa el cargo de Gerente Técnico Pet en MSD Salud Animal.